martes, 30 de septiembre de 2014

Todo lo que es menos que Dios
no podrá llenar a un alma capaz de Dios.

San Benardo

Yo no soy bruja. El fenómeno de los "niños brujos" en Africa

"Tuve un problema con unas chicas al salir de clase las amenacé con pegarles si se acercaban. Unos días después una de las chi­cas se puso enferma y me acusaron de brujería". Es la historia de Rosalie, que hoy vive en el hogar que los misioneros salesianos tienen abierto en Kara (Togoj para niños y niñas en situación de riesgo y vulnerabilidad.
Rosalie tuvo suerte. El curandero dictaminó que para liberarse del diablo tenía que beber una poción. Si moría era bruja, si no, ¡nocente. Los hechos llegaron a oídos de los misioneros salesia­nos, que fueron a hablar con la gente del pueblo. "Tras hacerlo con varios vecinos nos llevamos a Rosalie, que habría muerto al beber el líquido venenoso de la poción", explica José Luis do la Fuente, misionero salesiano director del Hogar Don Bosco de Kara.
Las acusaciones de brujería en niños es un fenómeno creciente en África Subsahariana, donde miles de niños y niñas son acu­sados de ser brujos. Tan sólo en la República Democrática del Congo, 70.000 menores han sufrido algún tipo de exorcismo en las últimas dos décadas tras ser acusados de brujería. Institu­ciones como Misiones Salesianas y algunas ONG que trabajan en el terreno alertan de que los niveles de violencia sobre estos menores están aumentando.
En África existen creencias ancestrales, base del animismo y el chamanismo, en las que la magia y la brujería tienen un papel relevante. Hablan de un mundo visible, en el que vivimos, y otro invisible, en el que habitan los espíritus y con el que los brujos y chamanes pueden interactuar. Tradicionalmente, los brujos son mujeres u hombres ancianos a los que se teme y respeta. 

lunes, 29 de septiembre de 2014

Aquello que uno ama sobre todas las cosas,
si no es Dios, se demuestra
en lo que se ha propuesto en lugar de Dios.

San Bernardo

domingo, 28 de septiembre de 2014


La humildad es la única virtud que cura el amor herido

 San Bernardo de Claraval

sábado, 27 de septiembre de 2014


Yo alabo al Eterno Padre, no porque las hizo bellas, sino porque a todas ellas, les dio corazón de madre. 

José Hernández

viernes, 26 de septiembre de 2014


La humildad es la etiqueta que exige el ceremonial para las audiencias con Dios. 


P.  Alfonso Milagro

jueves, 25 de septiembre de 2014



Más que las ideas, a los hombres los separan los intereses. 


Alexis de Tocqueville

miércoles, 24 de septiembre de 2014



"La soberbia hace su voluntad, la humildad hace la voluntad de Dios"


San Agustín

martes, 23 de septiembre de 2014

"El Creador se puso a ver dónde depositaría su corazón al venir a la tierra y eligió a una madre". 


Beato Manuel Lozano Garrido

lunes, 22 de septiembre de 2014


Los hombres construimos demasiados muros y no suficientes puentes. 

Isaac Newton

domingo, 21 de septiembre de 2014


Las críticas no son otra cosa que orgullo disimulado. Un alma sincera para consigo misma nunca se rebajará a la crítica. La crítica es el cáncer del corazón. 

Beata Madre Teresa de Calcuta

sábado, 20 de septiembre de 2014



La espiral de la violencia sólo la frena el milagro del perdón. 


Juan Pablo II

viernes, 19 de septiembre de 2014


Un avaro se vuelve rico aparentando ser pobre; un derrochador se vuelve pobre a fuerza de parecer rico.

 William Shenstone 

jueves, 18 de septiembre de 2014

Mamá, en la misa me aburro, mejor me quedo en casa...

 Hace días que estoy dando vueltas en mi cabeza. Mi hijo me dio la clave, el punto de partida. Me dijo: "mamá! ¡en misa me aburro! ¿por qué vamos a misa? ¡ yo no quiero ir!"
Y me recordé a mi misma diciéndole algo parecido a mi madre. Me volví a ver sentada en un banco contando las baldosas blancas y negras del suelo de la iglesia, sin entender ni importarme nada de lo que estaba sucediendo en el altar.
Mi madre no se escandalizó cuando le dije que había decidido no ir porque, para aburrirme, mejor me quedaba en casa. Me habló con mucho cariño y me regaló un misal para niños animándome a seguir la misa con éste. Le hice caso y supere mi dificultad.
Pero ¿qué hacer cuándo nuestros hijos tienen dificultades con la lectura? Necesitamos aprender a leer conociendo las primeras letras. Si cuando apenas distinguimos las vocales, nos dan "El Quijote" como libro de cabecera, con toda seguridad no volveremos a tomar un libro en la vida. El problema no está en "El Quijote" si no en nuestras dificultades para entenderlo si no nos dan las herramientas para hacerlo.
Lo mismo sucede, salvando las distancias, con la misa. Es un misterio tan grande que debemos ir aprendiendo poco a poco, pasito a pasito, haciéndonos niños con nuestros hijos.
Mi hijo esperaba una respuesta y se la di: "nos aburrimos cuando no entendemos nada”.
Vamos a pensar cada domingo en tres cosas que nos puedan ayudar a comprender mejor. Porque cuando dejas de contar baldosas, el Señor te engancha y ya no se trata de "tener que ir" si no de "desear ir".
Y esta es nuestra propuesta para este año de catequesis para la familiar. Avanzar juntos, domingo a domingo, intentando detenernos en cada detalle, palabra, gesto… que nos ayude a enamorarnos de este sacramento. Porque, que nos aburramos no significa que no queramos a Jesús, significa que necesitamos aprender.

Por Eva Carreras del Rincón
El amor insaciable a las riquezas
mucho más atormentada con el deseo
que consuela con la posesión.

San Bernardo

martes, 16 de septiembre de 2014

Yo acostumbro a armarme de dos versículos de
la Escritura contra los que me alaban.

San Bernardo

lunes, 15 de septiembre de 2014

El ánimo distraído y relajado
no siente el deterioro del interior.

San Bernardo

sábado, 13 de septiembre de 2014

AL TRASLUZ

 AL TRASLUZ
 
La cruz, trono de amor
 

Nos llega la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, recordando aquel consejo de Teresa de Jesús a sus monjas, ante la imagen de un Crucificado: "No os pido ahora que penséis en Él, ni que saquéis muchos conceptos, ni que hagáis grandes y delicadas consideraciones con vuestro entendimiento. Tan sólo os pido que le miréis". Mirar con ojos de fe es un don que necesita ser alimentado con la oración de cada día para poder seguir descubriendo la mirada amorosa de Dios, para saber que Él me mira y puede abrir los ojos de nuestra fe. Hemos de orar para que el Señor nos conceda mirar con los ojos del Resucitado. En la Sagrada Escritura, los ojos indican la actitud del corazón. El salmista sabe del poder de la mirada de su Dios y a Él le invoca: "Tengo los ojos puestos en el Señor, que saca mis pies de la red..." (Salmo 25, 15-17).
            Esta semana he participado en el solemne quinario que Hinojosa del Duque celebra en la ermita del Santo Cristo de la Injurias, lugar privilegiado de encuentros y plegarias. E invitaba con 
emoción y unción a mirar la preciosa imagen, obra de Castillo Lastrucci, que nos muestra la cruz, como trono de amor, y el crucificado, ofreciéndonos sus tres destellos más hermosos para que los grabemos en lo más profundo de nuestro corazón.
            Primero, Jesucristo es nuestro salvador: "Tanto amó Dios al mundo, que envió a su Hijo único para salvarlo". En palabras del Papa Francisco: "Jesús está golpeando tu corazón y te dice lo mismo que le dice el ángel a los pastores: Te ha nacido un Redentor. Simplemente te pide que lo escuches, o más, te pide que lo busques. Hoy se nos invita a buscar".
           Segundo, Jesucristo es nuestro Maestro. Coloquemos en nuestros labios la tierna plegaria de san Pedro: "¿A quién iremos, Señor, Tú tienes palabras de vida eterna".  
           Tercero, Jesucristo es nuestro Amigo, que nos espera siempre para el encuentro y el diálogo. La cruz se alza hoy sobre la humanidad, ofreciendo su lección de amor. "El Señor siempre nos perdona y nos acompaña. Es cuestión nuestra dejarnos perdonar y acompañar", nos dice el Papa en uno de sus últimos tuits.

ANTONIO GIL (Sacerdote)
Aquel a quien se le manda amar al prójimo
como a sí mismo debe primero saber amar.

San Benardo

viernes, 12 de septiembre de 2014

Padre, ¿qué opina de la Comunión a los divorciados vueltos a casar?

Un sacerdote responde a las dudas y preguntas de algunos parroquianos sobre el tema de gran actualidad, a la luz del Magisterio de la Iglesia
Por Don Antonio Grappone
ROMA, 11 de septiembre de 2014 (Zenit.org) - 
¿Los divorciados vueltos a casar no pueden recibir la Comunión porque son más pecadores que los otros?
No. El problema es la dimensión pública: el divorciado vuelto a casar vive públicamente en contradicción con el sacramento del matrimonio. Todos los sacramentos, y la Comunión en particular, manifiestan (haciendo pública) la pertenencia a Cristo y a la Iglesia; el divorciado vuelto a casar de hecho niega públicamente esta comunión, independientemente de las intenciones subjetivas que tenga, porque vive en contraste con el sacramento que él mismo ha celebrado libremente: esta contradicción depende exclusivamente de sus comportamiento y no de una intervención disciplinaria de la Iglesia. Conceder los sacramentos en estas condiciones implicaría una negación de la misión salvífica de la Iglesia, que es necesariamente pública. Esto, sin embargo, no excluye en absoluto a los divorciados vueltos a casar de todos lo actos que no conllevan un compromiso público en la comunidad cristiana, ni constituye un juicio sobre el estado de su alma.

Por tanto, ¿el sacerdote no puede absolver a un divorciado vuelto a casar que se confiesa?
Debe absolutamente absolverlo si el penitente está decidido a vivir con el nuevo "cónyuge" como hermano y hermana, ya no como marido y mujer, y esto también aunque si alguna vez haya una caída por debilidad, porque es la intención lo que cuenta. También es absuelto si manifiesta signos auténticos de arrepentimiento sobre el segundo matrimonio, aunque aún no se sienta capaz de tomar la decisión, porque se está abriendo a la gracia y por tanto debe ser apoyado. El rol del confesor es importante: por un lado debe valorar la consistencia del arrepentimiento, por el otro con su caridad y una palabra que ilumine puede llevar al pecador al arrepentimiento. Los confesores santos consiguen absolver casi siempre, no porque sean "laxistas", sino porque saben suscitar el dolor por los pecados.

Los divorciados vueltos a casar no pueden nunca recibir la Comunión?
Pueden recibirla si han recibido la absolución sacramental, como en los casos recordados antes, especialmente cuando hayan decidido vivir como hermano y hermana por amor a Cristo, lo que es deseable y plenamente realizable con la ayuda de la gracia. En este caso, lejos de ser raro o imposible, su misma relación se serena y se convierten en un ejemplo edificante para los hijos. Para evitar crear confusión en el pueblo de Dios es importante que frecuenten los sacramentos en comunidad donde su situación de divorciados vueltos a casar no es conocida.

¿El sacerdote puede negar la Comunión a quien se presenta públicamente a recibirla?
No. Se niega la Comunión solo en el caso de que haya una sentencia pública que excluye de la posibilidad de recibir los sacramentos (excomunión) y el sacerdote está seguro de que no ha sido cancelada, o cuando quien va a recibirla lo hace claramente para ridiculizar o como desafío a la comunidad cristiana. Dirigirse o no a la Eucaristía en realidad depende de la conciencia de cada uno: un divorciado vuelto a casar que no se ha arrepentido debería valorar por sí mismo lo inoportuno de dirigirse a los sacramentos. El sacerdote no debería sustituir la conciencia de los fieles: no sabe si hay un arrepentimiento serio (contrición) y por tanto debe absolutamente evitar herir públicamente una persona, dado que provocaría una daño espiritual mayor.

¿Qué puede hacer un sacerdote para impedir que un divorciado vuelto a casar no arrepentido reciba la Comunión?
Por el momento, nada. Si conoce la persona puede, de la forma oportuna, instruirlo sobre la disciplina de la Iglesia, que es un ejercicio de misericordia también cuando debe decir no.

¿Qué sentido tiene recibir la Comunión para un divorciado vuelto a casar no arrepentido?
No tiene sentido, y espiritualmente es nocivo. Recibimos los sacramentos para vivir como hijos de Dios, en la santidad, o por lo menos para encaminarnos en esa dirección; no se trata de un derecho subjetivo, ni sirve para confirmarnos en nuestras elecciones, como una especie de certificado de buena conducta ("¿qué hago mal?") y tampoco para satisfacer necesidades "místicas". Tal actitud devalúa los sacramentos, reduciendo la vida cristiana a la dimensión de las miserias humanas y nada más, y los sacramentos a una "consolación" solo psicológica que cubre las heridas sin curarlas: un pietismo ilusorio que termina por robar la esperanza en una vida nueva.

Entonces, ¿por qué se ha encendido el debate sobre la Comunión a los divorciados vueltos a casar?
Porque existen problemas verdaderos. La causa principal se reconoce en el hecho indiscutible de que estamos celebrando demasiado matrimonios nulos: "ceremonias" en la iglesia, no un verdadero sacramento, porque los esposos, que son los celebrantes, a menudo, en el actual contexto cultural, no han madurado la conciencia mínima de qué es el matrimonio. Benedicto XVI en el 2011 subrayó este problema, pero hasta ahora ha permanecido un argumento no escuchado. De este modo, se presenta la situación paradójica de quien estaba casado por la iglesia de forma solo aparente y después ha contraído matrimonio civil, pero esta vez con las intenciones justas, pero obviamente sin la forma canónica, por tanto quedando fuera de los sacramentos. El recurso a los tribunales eclesiásticas hoy es la única solución, pero no debería ser el camino normal, ¡el camino de la mayoría! De hecho, en este caso solo la ley eclesiástica impide recibir los sacramentos. La forma canónica es una obligación introducida por el Concilio de Trento para evitar los abusos de entonces, hoy, sin embargo, la ley termina por estar en contraste con la realidad. Por esto es urgente volver a pensar toda la cuestión.


Si siempre nos sucedieran desgracias.
¿quién las podría soporta?

San Benardo

jueves, 11 de septiembre de 2014

Al bueno nunca le engañaron
sino bajo apariencia de bien

San Benardo

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Nada confunde tanto
como el ver descubiertos
los deseos de ser alabado

San Benardo

martes, 9 de septiembre de 2014

El lugar en donde te ves colocado es el más alto,
pero no es el más seguro.

San Benardo

lunes, 8 de septiembre de 2014

Fácilmente se apega el corazón humano
   a las cosas que frecuenta.

San Benardo

domingo, 7 de septiembre de 2014

Pues nada tenéis que no hayáis recibido.
sentid del Señor bondad, y de vosotros humildad.

San Benardo

sábado, 6 de septiembre de 2014

Aunque sea bueno lo que hace,
no se hará bien si no se hace con buena voluntad.

San Benardo

viernes, 5 de septiembre de 2014

Sin duda, ser bueno entre los buenos
consigue la salvación,
pero ser bueno entre los malos merece alabanza.


jueves, 4 de septiembre de 2014

El coche qu arranco con el circuito eléctrico averiado

Un señor de Ascoli Piceno (una ciudad italiana) dijo: "Hacia el fin de los años 1950, yo fuì a San Giovanni Rotondo con mi esposa, a la confesión, y antes de que yo recibiera la absolución, después del consejo del Padre Pío y efectuada la penitencia. Por la tarde estaba todavía en el convento y el Padre Pío me viô de nuevo y me dijo: ¿Usted todavía está aquí? "Mi ratón no arrancó" le contesté: ¿Qué es exactamente el ratón? el Padre Pío preguntó "Es mi automóvil" contesté. “Vamos y démosle una mirada" me dijo. Él me invitó a dejar el monasterio, cosa que nosotros hicimos sin ningún problema. Nosotros viajamos toda la noche y por la mañana siguiente, lo llevé al mecánico. Quién me dijo, después del chequeo; que el sistema eléctrico del automóvil estaba descompuesto. Y él no me creyó cuando le dije que yo había viajado con el automóvil toda la noche. De hecho era imposible cubrir doscientas millas, entre San Giovanni Rotondo y Ascoli Piceno, con el carro en aquél estado, entonces yo comprendí que el Padre Pío me había ayudado, yo le agradecí en mi mente, y estoy seguro que me ha escuchado.
Permanece a la clemencia divina
negar a los ingratos lo que piden
para que no sea mayor su ingratitud

San Benardo

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Así como el cuerpo no se satisface con el aire,
así tampoco el corazón se sacia con el oro.

San Bernardo

martes, 2 de septiembre de 2014

De lo que Dios ha hecho por ti
puedes conocer cuánto te apreció.

San Bernardo

lunes, 1 de septiembre de 2014

Cuando Dios nos descarga, también nos carga;
porque nos carga con su beneficio
cuando nos descarga de nuestros pecado.

San Bernardo