martes, 24 de junio de 2014

Un mártir de hoy

 Este hombre murió en Irán, porque creyó en Jesucristo. El tribunal iraní lo ejecutó porque se negó a renunciar a la cristiandad. La sonrisa en su rostro muestra la felicidad que encontró para ser digno de
morir al aceptar a Jesucristo
 

Hoy hay mas mártires que a comienzos de la cristiandad.