jueves, 9 de enero de 2014

LOS REYES MAGOS EN SU CONTEXTO HISTORICO

Cuando nació Jesús, en Belén de Judea, bajo el reinado de Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén y preguntaron: «¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo». Al enterarse, el rey Herodes quedó desconcertado y con él toda Jerusalén. Entonces reunió a todos los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo, para preguntarles en qué lugar debía nacer el Mesías.
 «En Belén de Judea, –le respondieron–, porque así está escrito por el Profeta: "Y tú, Belén, tierra de Judá, ciertamente no eres la menor entre las principales ciudades de Judá, porque de ti surgirá un jefe que será el Pastor de mi pueblo, Israel"».
Herodes mandó llamar secretamente a los magos y después de averiguar con precisión la fecha en que había aparecido la estrella, los envió a Belén, diciéndoles: «Vayan e infórmense cuidadosamente acerca del niño, y cuando lo hayan encontrado, avísenme para que yo también vaya a rendirle homenaje».

9 Después de oír al rey, ellos partieron. La estrella que habían visto en Oriente los precedía, hasta que se detuvo en el lugar donde estaba el niño. Cuando vieron la estrella se llenaron de alegría, y al entrar en la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, le rindieron homenaje. Luego, abriendo sus cofres, le ofrecieron dones, oro, incienso y mirra. Y como recibieron en sueños la advertencia de no regresar al palacio de Herodes, volvieron a su tierra por otro camino. (Mt 2, 1-12)


-----
 Es un pasaje lleno de interrogantes, es quizás el más  misterioso, por lo menos a mí me lo parece.
En una primera lectura los llama sabios, y no reyes como decimos nosotros. El sabio en aquella época eran los astrónomos, y de hecho venían guiados por la estrella. No se dice que eran tres, sino le hicieron tres regalos: oro, signo de rey; incienso, sigo de divinidad;  y mirra, signo de humanidad.
He oído decir, pero solo es una interpretación que eran  tres como símbolo del mundo conocido hasta entonces: Europa, Asia y África, y por eso se representa a    Melchor, blanco, Gaspar, asiático, y Baltasar, negro.
¿Qué podemos decir de la estrella?   Nada, hoy la ciencia no tiene ninguna explicación;  es un cometa que pasó, lo suficientemente lento para poder guía a los sabios en camello a través del desiertos cientos de kilómetros; todos sabemos que los cometas duran como máximo uno días.
La explicación de los sabios a Herodes    de su presencia no puede ser más extraña: “ Porque vimos su estrella en el oriente y hemos venido a adorarle. ¿de donde había sacado el convecimiento que la estrella los guiaría hasta en Niño Dios? la biblia no dice nada sobre la estrella. ¿algún otro puebla había recibido la Buena Noticia?.

En la Biblia se nos dice:  "Y tú, Belén, tierra de Judá, ciertamente no eres la menor entre las principales ciudades de Judá, porque de ti surgirá un jefe que será el Pastor de mi pueblo, Israel"».