lunes, 27 de enero de 2014

DESENDIÓ A LOS INFIERNOS, AL TERCER DÍA RESUCITO ENTRE LOS MUERTOS.

La Resurrección de Cristo es un acontecimiento trascendente porque, además de ser un evento histórico, verificado y atestiguado mediante signos y testimonios, transciende y sobrepasa la historia como misterio de la fe, en cuanto implica la entrada de la humanidad de Cristo en la gloria de Dios. Por este motivo, Cristo resucitado no se manifestó al mundo, sino a sus discípulos, haciendo de ellos sus testigos ante el pueblo. (Compendio 128)