viernes, 31 de enero de 2014

LA SANTA IGLESIA CATÓLICA, LA COMUNIÓN DE LOS SANTOS

La Iglesia tiene su origen y realización en el designio eterno de Dios. Fue preparada en la Antigua Alianza con la elección de Israel, signo de la reunión futura de todas las naciones. Fundada por las palabras y las acciones de Jesucristo, fue realizada, sobre todo, mediante su muerte redentora y su Resurrección. Más tarde, se manifestó como misterio de salvación mediante la efusión del Espíritu Santo en Pentecostés. Al final de los tiempos, alcanzará su consumación como asamblea celestial de todos los redimidos. (Compendio 149)

jueves, 30 de enero de 2014

CREO EN EL ESPIRITU SANTO

Creer en el Espíritu Santo es profesar la fe en la tercera Persona de la Santísima Trinidad, que procede del Padre y del Hijo y «que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria». El Espíritu Santo «ha sido enviado a nuestros corazones» (Ga 4, 6), a fin de que recibamos la nueva vida de hijos de Dios. (Compendio 136).


miércoles, 29 de enero de 2014

DESDE ALLI HA DE VENIR A JUZGAR A VIVOS Y A MUERTOS.

Como Señor del cosmos y de la historia, Cabeza de su Iglesia, Cristo glorificado permanece misteriosamente en la tierra, donde su Reino está ya presente, como germen y comienzo, en la Iglesia. Un día volverá en gloria, pero no sabemos el momento. Por esto, vivimos vigilantes, pidiendo: «¡Ven, Señor Jesús!» (Ap 22, 20). (Compendio 133)

martes, 28 de enero de 2014

SUBIÓ A LOS CIELOS Y ESTÁ SENTADO A LA DERECHA DE DIOS PADRE.

Cuarenta días después de haberse mostrado a los Apóstoles bajo los rasgos de una humanidad ordinaria, que velaban su gloria de Resucitado, Cristo subió a los cielos y se sentó a la derecha del Padre.  Desde entonces el Señor reina con su humanidad en la gloria eterna de Hijo de Dios, intercede incesantemente ante el Padre en favor nuestro, nos envía su Espíritu y nos da la esperanza de llegar un día junto a Él, al lugar que nos tiene preparado. (Compendio 132)

lunes, 27 de enero de 2014

DESENDIÓ A LOS INFIERNOS, AL TERCER DÍA RESUCITO ENTRE LOS MUERTOS.

La Resurrección de Cristo es un acontecimiento trascendente porque, además de ser un evento histórico, verificado y atestiguado mediante signos y testimonios, transciende y sobrepasa la historia como misterio de la fe, en cuanto implica la entrada de la humanidad de Cristo en la gloria de Dios. Por este motivo, Cristo resucitado no se manifestó al mundo, sino a sus discípulos, haciendo de ellos sus testigos ante el pueblo. (Compendio 128)

domingo, 26 de enero de 2014

PADECIO BAJO EL PODER DE PONCIO PILATOS, FUE CRUCIFICADO, MUERTO Y SEPULTADO.

Toda la vida de Cristo es una oblación libre al Padre para dar cumplimiento a su designio de salvación. Él da «su vida como rescate por muchos» (Mc 10, 45), y así reconcilia a toda la humanidad con Dios. Su sufrimiento y su muerte manifiestan cómo su humanidad fue el instrumento libre y perfecto del Amor divino, que quiere la salvación de todos los hombres. (Compendio 119)

sábado, 25 de enero de 2014

QUE FUE CONCEBIDO POR OBRA Y GARCIA DEL ESPIRITU SANTO, NACIÓ DE MARÍA VIRGEN.

El Hijo de Dios se encarnó en el seno de la Virgen María, por obra del Espíritu Santo, por nosotros los hombres y por nuestra salvación: es decir, para reconciliarnos a nosotros pecadores con Dios, darnos a conocer su amor infinito, ser nuestro modelo de santidad y hacernos «partícipes de la naturaleza divina» (2 P 1, 4).(Compendio 85)


viernes, 24 de enero de 2014

CREO EN JESUCRISTO, SU ÚNICO HIJO, NUESTRO SEÑOR.

La Buena Noticia es el anuncio de Jesucristo, «el Hijo de Dios vivo» (Mt 16, 16), muerto y resucitado. En tiempos del rey Herodes y del emperador César Augusto, Dios cumplió las promesas hechas a Abraham y a su descendencia, enviando «a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la Ley, para rescatar a los que se hallaban bajo la Ley, y para que recibiéramos la filiación adoptiva» (Ga 4, 4-5). (Compendio 79)

jueves, 23 de enero de 2014

CREO EN DIOS PADRE TODOPODEROSSO, CREADOR DEL CIELO Y DE LA TIERRA.

Al revelar su Nombre, Dios a conocer las riquezas contenidas en su misterio inefable: solo Él es desde siempre y por siempre, el que transciende el mundo y al historia. Él es quien ha hecho el cielo y la tierra. Él es el Dios fiel, siempre cercano a su pueblo para  salvarlo. Él es santo por excelencia “rico en misericordia” (Ef 2,4), siempre dispuesto al perdón. Dios es el Ser espiritual, trascedente, omnipotente, eterno personal y perfecto. Él es la verdad y el amor (Compendio 40).

DERECHO A MORIR DIGNAMENTE

Anoche mi madre y yo estábamos sentados en la sala hablando de las muchas cosas de la vida...
Entre otras... estábamos hablando de la vida y de la muerte...

Le dije:
"Madre, nunca me dejes vivir en estado vegetativo, dependiendo de máquinas y líquidos de una botella, si me ves en ese estado, desenchufa los artefactos que me mantienen vivo y tira los líquidos de los cuales dependa, prefiero morir".

Entonces, mí madre se levantó y me miró con una cara de admiración que yo nunca le había visto...y me desenchufó: el televisor, el DVD, el ordenador, el Ipod, la XBOX y me tiró el aguardiente, el ron y todas las cervezas ....


íCASI ME MUERO!!!

domingo, 19 de enero de 2014

La Congregación para la Doctrina de la Fe recibe el estudio sobre Medjugorje



Concluyen los trabajos de la Comisión Internacional de investigación iniciados en marzo de 2010
Por Iván de Vargas
MADRID, 18 de enero de 2014 (Zenit.org) - El director de la oficina de prensa de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, ha confirmado esta mañana que ayer se llevó a cabo la última reunión de la Comisión Internacional de investigación sobre Medjugorje, establecida por la Congregación para la Doctrina de la Fe en marzo de 2010, bajo la presidencia del cardenal Camillo Ruini. La Comisión ha concluido su labor. Como está previsto, el resultado del estudio ahora se someterá a las instancias competentes de la misma Congregación.
En su momento, la Santa Sede dio a conocer en un comunicado de la oficina de prensa el inicio de la actividad de esta comisión, que se constituyó el 17 de marzo de 2010. “La Comisión Internacional de investigación sobre Medjugorje se reunió por primera vez el 26 de marzo de 2010 y como ya ha sido anunciado, el trabajo de la Comisión se desarrollará en rigurosa reserva. Las conclusiones serán presentadas a las instancias de la Congregación para la Doctrina de la Fe”, explicó la comunicación.
Medjugorje es una pequeña aldea de Bosnia-Herzegovina que se ha convertido en un lugar al que millones de personas peregrinan atraídos por las apariciones de la Virgen María que dicen tener seis videntes.
A finales del mes de junio de 1981, un grupo de chicos y chicas (Mirjana Dragicevic Soldo, Ivanka Ivankovic-Elez, Marija Pavlovic Lunetti, Vicka Ivankovic, Ivan Dragicevic y Jakov Colo) afirmaron que habían visto a una hermosa joven y que ésta les confiaba mensajes. Desde entonces y según los protagonistas, las apariciones se han ido repitiendo hasta el día de hoy.
La Comisión Internacional de investigación sobre Medjugorje, compuesta por cardenales, obispos, peritos y expertos se constituyó después de que la comisión diocesana en Móstar considerara que el fenómeno iba más allá de las competencias de la diócesis y de que la entonces (en el año 1991) Conferencia Episcopal de Yugoslavia no llegara a ninguna conclusión sobre la cuestión de la sobrenaturalidad o no de lo que sucedía.
Los obispos de la ex Yugoslavia habían destacado la necesidad de asistir pastoralmente, bajo la responsabilidad del párroco y del obispo local, a todos los que se dirigen a rezar en este lugar, y habían pedido a la Congregación para la Doctrina de la Fe que tomara en sus manos la situación.
El actual prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede, monseñor Gerhard Müller, recientemente adivirtió que las apariciones de la Virgen María a los videntes de Medjugorje no pueden ser asumidas como verdaderas.
Monseñor Müller recordó en el pasado mes de noviembre a los obispos de Estados Unidos que la posición de la Iglesia es la que ya se confirmó en 1991, que "no es posible establecer que hubo apariciones o revelaciones sobrenaturales". Esta declaración se enmarcó en el contexto de la visita al país norteamericano de Ivan Dragicevic.
El nuncio apostólico de Estados Unidos, monseñor Carlo Maria Viganò, por petición de monseñor Müller, envió una carta al secretario general de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, monseñor Ronny Jenkins. En ella indicó que "uno de los así llamados videntes de Medjugorje, Sr. Ivan Dragicevic, tiene programado  aparecer en ciertas parroquias en el país" en las que, según se ha avisado, "el Sr. Dragicevic estará recibiendo ‘apariciones’".
Para poder "evitar escándalo y confusión", monseñor Viganò recordó a los obispos estadounidenses que "los clérigos y los fieles no pueden participar en reuniones, conferencias o celebraciones públicas durante las cuales la credibilidad de tales ‘apariciones’ se dé por afirmada".
Pocos días después de este hecho, el papa Francisco dijo en su homilía de la misa de Santa Marta que la Virgen no es una jefa de la oficina de correos para estar enviando mensajes todos los días.
El Santo Padre señaló que "el espíritu de curiosidad nos aleja de la sabiduría, porque solamente interesan los detalles, las noticias, las pequeñas noticias de cada día". Este espíritu de curiosidad, que es mundano, nos lleva a la confusión, advirtió. Y para explicar cómo funciona esta confusión, el Pontífice insistió: "la curiosidad nos empuja a querer sentir que el Señor está aquí o allá, o nos hace decir: 'Pero yo conozco un vidente, una vidente, que recibe cartas de la Virgen, mensajes de la Virgen". A propósito de esto, Francisco comentó: "Pero mira, la Virgen es madre ¡eh! y nos ama a todos nosotros. Pero no es una jefa de correos, para enviar mensajes todos los días".
Por su parte, el cardenal Tarcisio Bertone explicó en una ocasión que mientras seguían las investigaciones "están permitidas las peregrinaciones privadas y que los fieles cuenten con acompañamiento pastoral. En definitiva, todos los peregrinos católicos pueden acudir a Medjugorje, lugar de culto mariano en el que es posible expresarse a través de todas las formas de la devoción". Las declaraciones las hizo en 2007 el entonces Secretario de Estado, en una entrevista con el vaticanista Giuseppe De Carli.

viernes, 17 de enero de 2014

BAUTISMO, LA VIÑA Y LOS SARMIENTOS


Del santo Evangelio según san Juan 15, 1-8


«Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta, y todo el que da fruto, lo limpia, para que dé más fruto. Vosotros estáis ya limpios gracias a la Palabra que os he anunciado. Permaneced en mí, como yo en vosotros. Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid; así tampoco vosotros si no permanecéis en mí. Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada. Si alguno no permanece en mí, es arrojado fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen, los echan al fuego y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y lo conseguiréis. La gloria de mi Padre está en que deis mucho fruto, y seáis mis discípulos.

Palabra del Señor; te albamos Señor

Nosotros, lo sarmiento, tenemos que estar unidos a la vid, Dios, sino nos podará y nos arrojara al fuego eterno

En la lectura se dice que tenemos que permanecer en la vid ¿Qué significa esto? ¿Cuando nos hemos unido a la vid? La respuesta, sin duda, es cuando nos hemos bautizado.

En el bautismo nos unge con el óleo, nos dignifica haciéndonos hijos de Dios, la verdadera vid. Nosotros solos no podemos ser Hijos, no podemos ser sarmientos ya que sin el bautismo, o la savia de la vid no podemos ser hijos suyos

Es a nosotros de permanecer en la vid, no secándonos; manteniéndonos firmes el nuestra fe.

Para que la savia penetre en nosotros tenemos que estar en constante comunicación con la vid, es decir, Dios. Para ello tenemos que orar, vida de sacramentos para más tarde darnos a los demás, como en mi movimiento se dice: encarnarnos en el otro transmitiendo la Buena Noticia.

Uno puede hacer obras buenas, pero sin fe no vale nada, son los filántropos: las uvas tienen buena apariencia pero están secas por dentro. No e puede transmitir lo que no se tiene: viene el viñador y corta el sarmiento..



lunes, 13 de enero de 2014

LA VOCACION DE UN MISIONERO PERUANO

Mi vocación misionera nació cuando estaba en el prenoviciado salesiano en Perú, gracias a la proyección de un vídeo sobre el salesiano Luis Bolla y su misión entre los indígenas achuar de la Amazonia peruana. Me tocó el corazón y no pude sacar de mi mente el deseo de ir algún día a trabajar en medio de los más necesitados. Durante el noviciado manifesté el deseo de ser enviado a la misión ad gentes al entonces Regional, que es nuestro actual Rector Mayor. El me dijo que debía terminar los estudios filosóficos para tener alguna respuesta respecto a mi deseo.
En el año 2001 me enviaron, ¡unto a cuatro misioneros, a fundar la primera comunidad salesiana en la Amazonia peruana para traba­jar entre los indígenas de siete tribus. Mi sueño se estaba haciendo realidad. Hice la mitad del tirocinio entre los indígenas y luego fui trasladado a Lima para trabajar entre los chicos de la calle. Des­pués de terminar la teología expresé nuevamente el deseo de ir a las misiones ad gentes, ad extra y en 2010 tuve la respuesta cuan­do estaba trabajando ya como sacerdote entre los indígenas de la amazonia.
El destino fue formar parte del Proyecto Europa. Fui enviado a Irlanda y después a Génova-Sampierdarena para trabajar en me­dio de los inmigrantes latinoamericanos. Encontré las dificultades del choque cultural: el idioma, las relaciones fraternas, la forma de ver el carisma salesiano desde un mundo secularizado y secularista, la dificultad de poder integrar fe y vida, etcétera, pero el Curso para los Nuevos Misioneros me fue muy útil porque se nos anticiparon todas las dificultades que podríamos encontrar.
Algunos me preguntan: "Necesitamos misioneros en Perú, ¿por qué ir como misionero entre los inmigrantes latinos en Europa?". Mi respuesta en este sentido es que una de las tareas principales de los primeros misioneros salesianos fue el encargarse de los mi­grantes italianos en América. Hoy mi primer trabajo es encargar­me de los migrantes latinos en Genova, que tanto han esperado la presencia de un sacerdote latinoamericano.
Sé que en mi país hay mucha pobreza y yo la he vivido, pero aquí también hay una necesidad enorme de los migrantes latinos de poder reencontrarse con su cultura, ser consolados y escuchados en estos tiempos de crisis en todos los niveles: económico, social, político, cultural y religioso. Por eso no me cansaré de dar gracias a Dios por conducir mi vida según sus deseos. ■

jueves, 9 de enero de 2014

LOS REYES MAGOS EN SU CONTEXTO HISTORICO

Cuando nació Jesús, en Belén de Judea, bajo el reinado de Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén y preguntaron: «¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo». Al enterarse, el rey Herodes quedó desconcertado y con él toda Jerusalén. Entonces reunió a todos los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo, para preguntarles en qué lugar debía nacer el Mesías.
 «En Belén de Judea, –le respondieron–, porque así está escrito por el Profeta: "Y tú, Belén, tierra de Judá, ciertamente no eres la menor entre las principales ciudades de Judá, porque de ti surgirá un jefe que será el Pastor de mi pueblo, Israel"».
Herodes mandó llamar secretamente a los magos y después de averiguar con precisión la fecha en que había aparecido la estrella, los envió a Belén, diciéndoles: «Vayan e infórmense cuidadosamente acerca del niño, y cuando lo hayan encontrado, avísenme para que yo también vaya a rendirle homenaje».

9 Después de oír al rey, ellos partieron. La estrella que habían visto en Oriente los precedía, hasta que se detuvo en el lugar donde estaba el niño. Cuando vieron la estrella se llenaron de alegría, y al entrar en la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, le rindieron homenaje. Luego, abriendo sus cofres, le ofrecieron dones, oro, incienso y mirra. Y como recibieron en sueños la advertencia de no regresar al palacio de Herodes, volvieron a su tierra por otro camino. (Mt 2, 1-12)


-----
 Es un pasaje lleno de interrogantes, es quizás el más  misterioso, por lo menos a mí me lo parece.
En una primera lectura los llama sabios, y no reyes como decimos nosotros. El sabio en aquella época eran los astrónomos, y de hecho venían guiados por la estrella. No se dice que eran tres, sino le hicieron tres regalos: oro, signo de rey; incienso, sigo de divinidad;  y mirra, signo de humanidad.
He oído decir, pero solo es una interpretación que eran  tres como símbolo del mundo conocido hasta entonces: Europa, Asia y África, y por eso se representa a    Melchor, blanco, Gaspar, asiático, y Baltasar, negro.
¿Qué podemos decir de la estrella?   Nada, hoy la ciencia no tiene ninguna explicación;  es un cometa que pasó, lo suficientemente lento para poder guía a los sabios en camello a través del desiertos cientos de kilómetros; todos sabemos que los cometas duran como máximo uno días.
La explicación de los sabios a Herodes    de su presencia no puede ser más extraña: “ Porque vimos su estrella en el oriente y hemos venido a adorarle. ¿de donde había sacado el convecimiento que la estrella los guiaría hasta en Niño Dios? la biblia no dice nada sobre la estrella. ¿algún otro puebla había recibido la Buena Noticia?.

En la Biblia se nos dice:  "Y tú, Belén, tierra de Judá, ciertamente no eres la menor entre las principales ciudades de Judá, porque de ti surgirá un jefe que será el Pastor de mi pueblo, Israel"».

domingo, 5 de enero de 2014

Tierra Santa adora al Príncipe de la Paz

Estos días, como cada año por la fiesta de la Epifanía, los cristianos de Tierra Santa celebran en Belén la visita de aquellos magos, que reconocieron y adoraron al Niño Dios. El 5 de enero, el Custodio de Tierra Santa –cabeza de los franciscanos que desde el siglo XII guardan los santos lugares-, se desplaza de Jerusalén a la gruta donde nació Jesús. Durante el trayecto, hace un
alto en el camino para saludar a las autoridades israelíes en el monasterio de Elías. A continuación,  atraviesa el muro y el check-point que separa Belén de Jerusalén y se dirige a la basílica de la Natividad, donde le reciben las autoridades palestinas y eclesiásticas del lugar. Durante la misa del 6 de enero, se muestra  la imagen de un Niño Jesús, Príncipe de la Paz, sentado en un trono junto al lugar exacto de la gruta donde nació. Después en el pesebre, se le entrega el oro, incienso y mirra en recuerdo de los presentes de los tres reyes magos. Al final de la ceremonia, los fieles besan y adoran al Niño Jesús.
 Ese Niño, Rey de los judíos, y Príncipe de la Paz, aguarda todavía hoy los regalos de todos aquellos que lo ignoran. No desea bienes o riquezas materiales, sino la conversión de sus corazones y la paz. Esa paz definitiva y duradera en la tierra que lo vio nacer, en su vecina y castigada Siria, y en el corazón de todos los hombres que ama el Señor.
El recuerdo de la Epifanía del Señor nos une hoy a tantos palestinos que, huidos de su país  como huyó Jesús, celebrarán esta fiesta lejos de su tierra; a tantos cristianos de Oriente Medio que han sido mártires en el siglo XXI; y a los nuevos inocentes, víctimas del aborto, cuyas vidas han sido truncadas, igual que las de los primogénitos que Herodes mandó matar por miedo a perder su poder. Hoy, junto a la gruta de Belén, una cripta con decenas de tumbas pequeñas mantiene viva la memoria de aquel infanticidio cruel.

La Epifanía y su recuerdo también nos llena de esperanza, porque aquellos reyes, distinguidos

entre sus iguales, supieron reconocer  y adorar con sus dones a Dios. Y porque desde entonces, la paz reina ya en los corazones de todos los hombres de buena voluntad. Aquellos que agradecidos por lo mucho o poco que tienen, lo comparten con los demásEstos días, como cada año por la fiesta de la Epifanía, los cristianos de Tierra Santa celebran en Belén la visita de aquellos magos, que reconocieron y adoraron al Niño Dios. El 5 de enero, el Custodio de Tierra Santa –cabeza de los franciscanos que desde el siglo XII guardan los santos lugares-, se desplaza de Jerusalén a la gruta donde nació Jesús. Durante el trayecto, hace un  alto en el camino para saludar a las autoridades israelíes en el monasterio de Elías. A continuación,  atraviesa el muro y el check-point que separa Belén de Jerusalén y se dirige a la basílica de la Natividad, donde le reciben las autoridades palestinas y eclesiásticas del lugar. Durante la misa del 6 de enero, se muestra  la imagen de un Niño Jesús, Príncipe de la Paz, sentado en un trono junto al lugar exacto de la gruta donde nació. Después en el pesebre, se le entrega el oro, incienso y mirra en recuerdo de los presentes de los tres reyes magos. Al final de la ceremonia, los fieles besan y adoran al Niño Jesús.
 Ese Niño, Rey de los judíos, y Príncipe de la Paz, aguarda todavía hoy los regalos de todos aquellos que lo ignoran. No desea bienes o riquezas materiales, sino la conversión de sus corazones y la paz. Esa paz definitiva y duradera en la tierra que lo vio nacer, en su vecina y castigada Siria, y en el corazón de todos los hombres que ama el Señor.
El recuerdo de la Epifanía del Señor nos une hoy a tantos palestinos que, huidos de su país  como huyó Jesús, celebrarán esta fiesta lejos de su tierra; a tantos cristianos de Oriente Medio que han sido mártires en el siglo XXI; y a los nuevos inocentes, víctimas del aborto, cuyas vidas han sido truncadas, igual que las de los primogénitos que Herodes mandó matar por miedo a perder su poder. Hoy, junto a la gruta de Belén, una cripta con decenas de tumbas pequeñas mantiene viva la memoria de aquel infanticidio cruel.

La Epifanía y su recuerdo también nos llena de esperanza, porque aquellos reyes, distinguidos
entre sus iguales, supieron reconocer  y adorar con sus dones a Dios. Y porque desde entonces, la paz reina ya en los corazones de todos los hombres de buena voluntad. Aquellos que agradecidos por lo mucho o poco que tienen, lo comparten con los demás.

Diosesis de Málaga

jueves, 2 de enero de 2014

La citara

Cada domingo, tras la proclamación del evangelio, la asamblea fija los ojos en el sacerdote y espera su palabra. Es la cruz del presbítero pues ¿cómo poner palabra a la Palabra de Dios? ¿Cuál debe ser el objetivo de la homi­lía?
Juan Sebastián Bach comienza su "Origen de la familia de los músicos Bach" de esta manera: "Veit Bach, un panadero que vivía en Hungría, fue obligado a abandonar este país por defender su fe. Tras haber convertido, en la medida que le fue posible, sus bienes en especies sonantes se fue a Alemania y en Turingia, encontró plena libertad para ejercitar su religión.
Se estableció en Vechmar, cerca de Toha, donde reemprendió su oficio. Le gustaba servirse de una pequeña cítara que llevaba al molino para tocar, mientras la rueda estaba en movimiento. ¡Admirable concierto! De este modo aprendió a llevar el compás exacto. Tal fue, aparentemente, el co­mienzo de la música de la familia Bach".
¿Cuál debe ser el objetivo de la homilía? Ayudar a que cada uno de los oyentes, comenzando por el predicador, aprenda a tocar la cítara de su vida al compás que marca Cristo que se nos da en la gratificante mesa de su palabra y su pan.

P. Lorenzo Oreyana