martes, 5 de noviembre de 2013

NUESTRAS ABUELAS

Una abuela es una mujer que no tiene hijos: por eso quiere tanto los hijos de los otros.
Las abuelas no tienen nada que hacer. No tienen nada más que estar
ahí. Cuando nos llevan de paseo, andan despacio, sin machacar las hojas bonitas, ni las orugas. No dicen nunca: "¡mas deprisa!".
Generalmente están gordas, pero no demasiado, para poder hacer el nudo de nuestros zapatos. Saben que siempre queremos otro trozo de pastel, u otro más gordo. Una abuela de verdad no pega nunca un niño; se enfadan riéndose. Las abuelas llevan gafas y a veces incluso pueden quitarse los dientes.      Cuando nos leen cuentos, no saltan nunca un trozo, y no tienen nada en contra si les pedimos la misma historia varias veces. Las abuelas son los únicos adultos que tienen siempre tiempo. No son tan frágiles como lo dicen, incluso si se mueren más frecuentemente que nosotros.
Todo el mundo debería procurar tener una abuela, sobre todo los que no tienen la tele.



 Escrito por un niño de 8 años