sábado, 21 de septiembre de 2013

Dios te busca


Muchos de nosotros caemos en la tentación de creer que no podemos ser santos porque somos pecadores ¿y quien no es pecador…? Nos sentimos débiles, poco dignos de Dios. Olvidamos que Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores; Él comió y bebió con los publícanos para indignación de los fariseos.

Si te sientes pecador – ¿y quién no se siente pecador?-, allí esta el sacramento del perdón; si te sientes perdido, ponte al alcance de Dios. Jesús esta más contento por encontrar una oveja descarriada que las 99 restantes: sé dichoso por estar entre sus preferidos. Déjate conducir al redil; si te sientes culpable, perdónate a ti mismo; lo pasado, pasado esta: DIOS TE HA PERDONADO