viernes, 5 de octubre de 2012

Ayuda al Magreb



            Evangelio y su relación personal con Dios. Sucede también que algunos musulmanes piden que recen por ellos, por sus familias y por país. La pequeñas comunidad cristiana del Magreb sabe que las semillas sembradas en el desierto (del Sáhara) producen buenos frutos por parte del Espíritu Santo.  Una gran enseñanza para todos nosotros, en una España que vive como si Dios no existiera.

            Con el despertar de un fundamentalismo islámico que toma a los cristianos como victimas propiciatorias, en la llamada Primavera  Árabe, estas minorías cristianas se enfrentan a la posibilidad de desaparecer. Ante el silencio del mundo occidental secularizado y ante esta situación de claro peligro de desaparición, se hace mas necesario nuestro auxilio de nuestros hermanos del Magreb. ¿Contamos contigo?