miércoles, 18 de abril de 2012

La mayoría de las veces, los defectos que vemos en los demás son nuestros propios defectos


-“Perdone, señor”,
dijo el tímido estudiante,
“pero no he sido capaz de descifrar
lo que me escribió usted al margen
en mi último examen....”

-“Le decía que escriba usted de un modo más legible”,
le replicó el profesor.


 Tony  de Merllo