viernes, 23 de septiembre de 2011

(7). JUBILACION.

Después de dieciocho años de trabajo me jubilé: mi trabajo me gustaba y era interesante, pero muy estresante, llegaba a casa rendido, me sentaba en el sillón, y descansa.  Una vez que estaba enfermo de stress me llamaron de la mutua, y me propusieron pedir la jubilación por enfermedad: acepté. Fue varios meses de papeleo y de tribunales médicos.  Una vez estaba esperando mi turno,  todos estábamos enfermos, piernas rotas, manos vendadas... ¡¡cuando me llaman se armó una espectación!! .
Una vez retirado retome la fisioterapia y logopedia ya que has había abandonado. Mi deterioro físico era patente: ya no podía andar por la calle, así que tuve que tomar un andador, cosa que me costo asimilar.
Ahora mi vida es reducida pero feliz: Salgo a la calle a tomar mi cafelito, hablo con unos y con otros, participo en Misa en Radio María, le doy al ordenador, chats, foro, blog; me divierto con cosas así intentando aportando algo a los demás. Vivo con mi madre que es mayor (81 años) y por ahora no necesitamos ayuda asistencial.
Una de las cosas por la cual he abierto este blog es para dar mi pobre testimonio a quien lo necesite, darle animos a quien se sienta triste: VALE LA PENA LUCHAR.