jueves, 8 de septiembre de 2011

(5) INFORMATICA Y PARO.

Después  de COU, y de suspender Selectividad, cosa que no me importo, estudie FP2 Informática, era una cosa fácil, que me gustaba las matemáticas y con mucho futuro.  Lo hice en dos años pues me convalidaron asignaturas de BUP. Por primera vez estaba en un entorno no protegido, en el mundo real. Algunas veces  iba o venía a clase con algunas compañeras en su coche produciéndome cierta libertad, y no depender de mi madre. Los profesores eran más “liberales”, la empresa de la academia cometió una estafa y por poco vemos cerrarla produciendo una incertidumbre y, claro, revuelo.

Todo esto hizo que me vaya haciendo a la vida real, con un cierto aire de normalidad, aunque seguía siendo un joven inocente e inmaduro que le parecía que se iba a comer el mundo ¡¡bendita juventud!!  Creía que con mi flamante título de programador informático, primera promoción en Málaga y las ayudas por contratar un discapacitado, me rifarían.

Muy lejos de ser así. Estuve cuatro largos años en el paro; hice mi primer programa para un bingo, mi hermana consiguió que me hicieran una entrevista de trabajo, que se quedó en eso: una visita de cortesía; visité varias veces a  un profesor que estaba en Sanyo como programador: nada; estuve en una empresa de informática un año como práctica.  Finalmente llegue a mi asociación de parálisis cerebral, allí hice trabajos administrativos como voluntariado durante años. Al tiempo me emplearon como administrativo.

Era tal punto mi frustración que me pre matriculé en Cádiz en la CAMF, una escuela profesional de discapacitados, para hacer no sé qué cursillo para salir de mi casa, y airearme un poco. ¿De qué me había servido tanta lucha? ¿Para qué tanta integración si luego no había salida? Estaba desesperado. Ahora sé lo angustiados que estaban mis padres viéndome en  casa no haciendo nada por cuanto había luchado y ganado un sitio en  la sociedad; cuanto habían luchado por mí.